Un golpe de suerte

Nunca se sabe cuándo la suerte puede sonreírte, y esto es algo que la curiosa historia del croata Frane Selak nos enseña. Nacido en 1929, Selak había sobrevivido el descarrilamiento de un tren, un accidente de avión, un choque de autobús, dos incendios de auto, el atropello de un autobús y que su auto cayera por un precipicio, ganándose el apodo del hombre de las siete vidas.

Después de sobrevivir todos estos accidentes mortales, la suerte del profesor de música tuvo, finalmente, un vuelco a su favor. En 2003, dos días antes de cumplir 73 años, Selak ganó el equivalente a 1 millón de dólares en la lotería croata. Después de comprar dos casas y un barco, y de contraer matrimonio por quinta vez, el hombre más afortunado del mundo dividió su fortuna entre sus familiares y amigos.

Frane-Selak
Se gana la lotería dos veces en una misma semana

Para la mayoría, olvidar pagar los servicios, dejar las llaves en casa o no poner el despertador para el día siguiente es un sinónimo de descuido (y de malos ratos), pero para el británico Derek Ladner su descuido le hizo ganar 1,5 millones de dólares.

Según el diario The Guardian, Ladner fue uno de los cuatros ganadores de un bote compartido de más de 3 millones de dólares al jugar sus números habituales durante un sorteo del loto de Inglaterra.

La sorpresa fue doble cuando, una semana después, el originario de Cornwall sacó de su bolsillo un ticket idéntico, válido para el mismo sorteo, acordándose al instante que había jugado los mismos números dos veces. Este pequeño descuido le llevó a duplicar sus ganancias en menos de una semana y a convertirse en una de las historias más curiosas de los ganadores de lotería.

ladners
“Lo que nunca tuviste, no lo echarás de menos”

Esta fue la explicación que la pareja de septuagenarios Allen y Violeta Large dio cuando decidieron regalar su fortuna de más de 11,2 millones de dólares ganada en el loto de Canadá. Una curiosa historia que apareció en los medios en 2010.

A pesar de que Violeta estaba recibiendo tratamiento contra el cáncer, los ganadores regalaron todo el dinero del premio a sus amigos, familiares, iglesias, hospitales, la Cruz Roja, el Ejército de Salvación y al departamento de bomberos de su localidad, alegando que esa fortuna podría traerles más problemas que beneficios, como personas curiosas e indeseables que pertubaran su apacible vida.

“Somos personas muy afortunadas y no tenemos ni quejas ni reclamos que hacerle a la vida”, manifestaron en su momento.

9298361 (2)
Una curiosa forma de utilizar el premio

Al contrario de la historia anterior, Brad Duke sí se quedó con su fortuna. En 2005, ganó 220 millones de dólares jugando al Jackpot, pero, en vez de gastarse el dinero únicamente en autos, viajes, casas o cualquier otra extravagancia habitual de los ganadores de lotería, decidió usarlo para contratar asesores que hicieron crecer su dinero hasta 1 billón de dólares en 10 años.

Por supuesto, Duke sí compró cosas como el resto del mundo, además, pagó todas sus deudas y tomó algunas vacaciones, pero luego se dedicó a invertirlo y a crear fideicomisos para su familia.

Esta misma historia la repitieron Patricia y Merle Butler, una pareja retirada de Illinois que ganó una suma récord de de 656 millones de dólares de Mega Millions. Después de recibir el premio, los ganadores se dirigieron inmediatamente a consultores financieros para conocer más sobre las opciones para invertir su dinero.

brad+duke-1
6 millones dejados al olvido

Esta no será precisamente de las historias más curiosas en cuanto a ganar se refiere, sino sobre alguien que estaría a punto de hacerlo, casi sin querer. En 2013, Manuel Reija, un vendedor de una agencia de A Coruña, España, encontró un ticket perdido en el mostrador de la agencia.

Al verificar los números, se dio cuenta que estos correspondían a un premio de 6,3 millones de dólares.

El español decidió entregar el billete en la delegación de loterías de A Coruña. En ese entonces, Reija le contó a La Voz de Galicia que nunca podría haber vivido pensando que se trataba de la fortuna de alguien más.

¿Y el final feliz de esta historia? Pues, Manuel pronto podría ver su honestidad recompensada. Después de investigar a 220 personas que se proclamaban como dueños del ticket (y por lo tanto, ganadores), el lotero estuvo a punto de cobrar el dinero el 25 de septiembre de 2015. No obstante, un juzgado de A Coruña alargó la fecha de expiración del plazo que dicta la ley ante una demanda civil. ¡Aguante, Manuel!

espanhol
Visto en apuestivas.com
16 septiembre, 2017

Las historias más curiosas de los ganadores de lotería

Un golpe de suerte Nunca se sabe cuándo la suerte puede sonreírte, y esto es algo que la curiosa historia del croata Frane Selak nos enseña. […]